Requisitos para generar un cambio: conveniencia, disponibilidad y conciencia

Escrito en conjunto con la Bióloga Gabriela Rendón

Todos hablamos de querer generar un cambio para el beneficio del ambiente, pero nos encontramos con la frustación de la inacción y la resistencia del resto de las personas o incluso de nosotros mismos.
Aunque hay muchos factores que juegan un papel en la disposición individual para cambiar hábitos, podemos identificar al menos tres que influyen al promover un cambio.

Cuando realizamos una planeación para fomentar un cambio en la conducta social, ya sea a través de una campaña o hasta para una ley, podemos identificar estos tres factores principales: conveniencia, disponibilidad y conciencia.

Cuando hablamos de conveniencia nos referimos a los beneficios que implicará la situación nueva. Por ejemplo, si queremos que las personas dejen de comprar botellas de shampoo y empiecen a usar shampoo sólido sin envases plásticos, debemos asegurarnos de que la opción sea mejor que lo anterior. Esto será posible recalcando los beneficios como un precio más accesible o una mejor calidad.
Relacionado con lo anterior está la disponibilidad. Debe existir la infraestructura necesaria para empezar y mantener a largo plazo el cambio que se desea. Siguiendo con el ejemplo del shampoo sólido, no sólo tendría que estar disponible en más tiendas, sino que también debería formar parte de una cadena de sumistro bien establecida para que no llegue un punto en que exista una escasez del producto.
Por último, pero no menos importante, está la conciencia. Que las personas conozcan las alternativas, y entiendan por qué y para qué están cambiando sus hábitos. Para lograr un cambio de conciencia se debe asegurar que la información necesaria está disponible, es confiable y accesible, tanto en los medios como en el lenguaje para la población.

Con estos tres factores en mente y entrelazados durante todo un proceso, se pueden asegurar cambios más profundos y duraderos en la sociedad. Debemos seguir replanteándonos muchos de nuestros hábitos por el bien de nuestro planeta (y por ende, de nosotros), de una manera en la que las soluciones propuestas no sean sustentadas únicamente apelando a la buena voluntad de los individuos. La historia se ha encardado muchas veces de probarnos que ésta sola no es suficiente.

Este tema lo tratamos más a fondo en el podcast de “La Ardilla Parlante” Disponible en: https://spoti.fi/2MkhNDY

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s